DE AMOR Y GATOS

Siempre sentí pasión por los felinos, desde muy pequeña.  Rodeada de perros toda mi infancia y juventud, felíz con su lametones, cariños, juegos, sonrisas con sus colas juguetonas.  Nací en una casa “perruna”, pero yo rescataba gatos de la calle,  los encontraba…o quizá ellos me encontraban a mí, pero mi alergia a su pelo y secreciones hacían que me pusiera muy muy malita, y mamá me pedía que por favor no los tocara.  Y yo “erre que erre”.  En mi juventud, me iba a trabajar, y siempre había algún gato debajo de mi coche, o en el motor, que me miraba y se acercaba a mí (cosas de vivir en pueblo).  Siempre me acompañaron, a distancia, pero siempre lo hicieron.

Conforme fuí creciendo me iba dando cuenta que esa alergia remitía y podía acercarme a ellos.  Podía acariciarlos y no convertirme en un pimiento morrón (jeje).  Entonces llegó al mundo mi princesa mayor, y me dí cuenta que amaba a los gatos como yo.  Desde pequeñita.  En uno de sus cumpleaños deseó un gato con taaanta fuerza y tanto amor, que llegábamos a casa de celebrarlo, y había una preciosa gata adulta en el portal de nuestra casa esperándonos.  Se pegó a nuestras piernas y subió a casa con nosotras.  Pegamos carteles por el barrio y nadie la reclamó.  Así es como LOLA empezó a formar parte de nuestra familia gatuna.  Más tarde adoptamos a PETER en la asociación “Zaragatos”, de mujeres maravillosas que aman a estos increíbles animales.  Peter fue rescatado de la calle por ellas.  Y el verano pasado llegó CHINTO a nuestras vidas.  Un pequeño cachorro sucio y asustado de apenas un mes, que oímos llorar escondido tras una persiana de metal en el trabajo.

 

Imagen

Familia numerosa por todas partes, jejeje.  Los animales nos dan mucho, y a los niños les enseñan muchísimas cosas, lo más importante, a amarlos y respetarlos.  Enseñemos a nuestros hijos a amar y a respetar cada ser vivo que vive en nuestro planeta. Que no tengan miedo a los animales, sino respeto infinito.  Enseñarles a sembrar, para que luego recojan esos frutos que les harán un poco más felices en sus caminos… Los gatos llegaron a nuestra vida cuando tenían que llegar, como todo 🙂  Pedid al universo con AMOR….todo llega (y sin alergia, además)

Salud y sonrisas para tod@s 🙂

 

Imagen

Anuncios

4 pensamientos en “DE AMOR Y GATOS

  1. ¡Que gatos y que niña más preciosa! 😀
    Yo siempre he sido muy gatuna. Cuando era pequeña también deseaba tener un gato pero mi madre no quería. Un día, jugando en la plaza, oí el maullar de un gatito abandonado debajo de un coche. Sin pensármelo dos veces me lo llevé a casa y, no sé cómo, convencí a mi madre para que nos lo quedáramos. En ese momento fui la niña más feliz 🙂 Después vinieron más gatos y llegamos a tener 3.
    Ahora no tengo animales pero me gustaría mucho volver a tener gatos en casa. El problema: Id es alérgica 😦 Seguiré tu consejo y pediré que eso se solucione. Mientras, voy disfrutando de los gatos que tienen nuestros amigos en sus casas.
    Abrazos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: